Cinco Claves que Revelan las Mentiras de la Casa Blanca Sobre la Muerte de Bin Laden

0
1305

El portal Firstmintió Post ha recopilado cinco significativos datos a la luz de la reciente revelación, por parte del premio pulitzer Seymour Hersh, de que la Casa Blanca mintió sobre la muerte del líder de Al Qaeda, Osama bin Laden. «Las mentiras se construyen sobre más mentiras», sostiene el autor del artículo.

 

La información recuperada del recinto donde murió Bin Laden en realidad aporta poco

«No había bolsas de basura llenas de computadoras y dispositivos de almacenamiento, ni la esposa e hijos de Bin Laden fueron entregados a las autoridades estadounidenses por Pakistán para ser interrogados», afirma Sandip Roy, escritor y editor principal del portal FirstPost.

«El asesinato de Bin Laden fue simple y llanamente una venganza por lo ocurrido en 2001», sostiene.

Roy destaca que la muerte del terrorista número 1, quien estaba prisionero desde el año 2006 en la ciudad de Abbottabad, estuvo motivada por la campaña de reelección del presidente estadounidense, Barack Obama. «Diez años después del 11-S las fuerzas estadounidenses mataron a un anciano enfermo cuyo valor era más que nada simbólico en aquel entonces», afirma.

Según Seymour Hersh, ganador del prestigioso premio Pulitzer y que recientemente ha publicado un artículo en el que afirma que la Casa Blanca miente sobre la muerte de Bin Laden, un alto funcionario retirado de la inteligencia estadounidense le dijo lo siguiente:

«La verdad es que Bin Laden estaba inválido, pero no podemos decirlo, porque la prensa preguntaría: ‘¿Están diciendo que dispararon a un lisiado?'».

No hubo ningún tiroteo

«Los guardias de la Dirección de Inteligencia Inter-Services (ISI, por sus siglas en inglés) —el mayor servicio de inteligencia de Pakistán—, recibieron órdenes de abandonar el lugar en el momento adecuado. En un país donde cualquier persona rica tiene guardaespaldas armados, sería absurdo pensar que uno de los hombres más buscados del mundo no tuviera protección las 24 horas del día. Así que el tiroteo durante el ataque de Abottabad tuvo que ser inventado», establece Roy.

Un tiroteo inventado necesita bajas humanas

«EE.UU. afirma que cinco personas murieron en aquellas instalaciones: Osama bin Laden, un mensajero, su hermano, un hijo de Bin Laden y una de las mujeres que protegía a Bin Laden. Pero al parecer no había en realidad ninguna mujer que le protegiera. Y el mensajero era ficticio y por lo tanto debía morir en la operación», cuenta el editor principal del portal Firstpost.

El ‘problema’ del cuerpo de Bin Laden

Según Hersh, el acuerdo inicial entre Washington e Islamabad establecía que la muerte del terrorista debía ser mantenida en secreto durante una semana, tras la cual esta sería atribuida a un ataque con drones en el lado afgano de la frontera afgano-pakistaní, pero la explosión provocada por la destrucción del helicóptero Blackhawk en Abbottabad provocó que en todo el mundo trascendiera antes de lo previsto que Barack Obama había dado muerte al terrorista número uno. «Una vez realizado el anuncio surgió la cuestión del cuerpo de Bin Laden», cuenta Roy.

La Casa Blanca anunció entonces que el cuerpo de Osama había sido arrojado al océano Índico desde el portaaviones Carl Vinson. Pero Hersh afirma que un miembro del equipo SEAL se había jactado de que «habían destrozado el cuerpo de Bin Laden con fuego de fusil» y que los restos del terrorista fueron metidos en una bolsa de plástico y esparcidos desde helicóptero sobre las montañas del Hindu Kush.

El chivo expiatorio en la obtención de ADN

El ISI había ordenado a Amir Aziz, médico militar y oficial del Ejército pakistaní, que se mudara cerca de donde residía el terrorista para poder atenderlo. En junio de 2011, se filtró tras ser interrogado por los servicios pakistaníes que Aziz era en realidad un informador de la CIA. Aziz fue liberado y «EE.UU. no se podía permitir que el papel de este en la obtención de sangre de Bin Laden se conociera» por lo que fue necesario un chivo expiatorio y el elegido fue Shakil Afridi, un médico pakistaní de 48 años de edad que en algún momento había estado activo en la CIA.

«Su programa de vacunación de hepatitis B, completamente legítimo, fue elegido como la forma en la que EE.UU. obtuvo ADN de Bin Laden […] Afridi fue acusado de traición y condenado a 33 años por los pakistaníes», cuenta Roy.

 ¿Cómo la CIA llegó a la casa de Bin Laden en Abbottabad?

Un mensajero de Bin Laden y los teléfonos de satélite que usaron sus guardias, llevaron a la inteligencia estadounidense a la casa fortificada del “terrorista número uno”, su último escondite.

Por cuestiones de seguridad, Osama Bin Laden y otros altos cargos de Al Qaeda no usaban teléfonos ni Internet, sino mensajeros personales para comunicarse. Gracias al organizador del atentado del 11 de septiembre, Khalid Sheikh Mohammed, ya en 2007 la CIA estableció contacto con Abu Ahmad, asistente del “terrorista más buscado”.

La información proviene de unos documentos del Departamento de Defensa publicados por el portal WikiLeaks. Supuestamente, Abu Ahmad también acompañaba a Bin Laden cuando se escondía en las cuevas de Tora-Bora, Afganistán, a principios de los años 2000.

Además, la inteligencia norteamericana consiguió registrar en verano de 2010 las llamadas vía satélite que realizaron desde Abbottabad dos guardias del exjefe de Al Qaeda. Entonces los militares estadounidenses establecieron vigilancia de esta norteña localidad.

Una casa grande, situada a unos 700 metros de la Academia militar paquistaní llamó la atención de la inteligencia, según explicó un funcionario del Gobierno del presidente Obama en una conferencia de prensa. El edificio es de 3 plantas, mucho más grande que otros de la zona; el espacio de unos mil metros cuadrados está rodeado por un muro de 4-6 metros de altura. La residencia de bin Laden no tenía teléfono fijo ni acceso a Internet. La casa, construida en poco tiempo hace unos 6 años, pertenecía a dos hermanos paquistaníes que vivían allí con sus familias.

Al considerar suficiente la información de la inteligencia, a finales de abril de 2011, Barack Obama autorizó la operación en la que participaron unos 40 soldados de la Fuerza de Operaciones Especiales de la Marina (SEALS). Ninguno de ellos fue herido, según los datos oficiales. En cambio, junto a Osama Bin Laden fallecieron otras cuatro personas, entre ellas supuestamente una de sus esposas y un hijo. Sin embargo, no se sabe si durante el asalto Abu Ahmad estaba con su jefe o no.

El Departamento de Defensa estadounidense ha divulgado imágenes de satélite de la finca fortificada en el que se escondía el terrorista. Además, algunas fuentes del Pentágono han anunciado que existe también un mensaje auditivo o visual de Bin Laden hecho poco antes de su muerte, y una grabación del entierro del terrorista, llevado a cabo por  militares estadounidenses en el mar Arábigo. Estas imágenes todavía no se han hecho públicas. Actualmente, los especialistas también están analizando el material informático que encontraron en el refugio de bin Laden.

Fuente: RT

DEJA UNA RESPUESTA