Arrecian las Críticas contra Nombramiento de Jacqueline van Rysselberghe en Presidencia de Comisión de DD.HH. del Senado

0
251

Lejos de amainar, arrecian las críticas la designación de la senadora de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, en la Presidencia de Comisión de DD.HH. del Senado. Esto porque hace un año Renovación Nacional y la UDI definieron  quien sería el sucesor del senador de la DC Manuel Matta. Así lo explicó el mismo Matta, ex presidente de la instancia parlamentaria: “Simplemente fue un acuerdo interno de los partidos de la Alianza”.

 

Los detractores apuntan -entre otras cosas- a los mensajes que realizó la senadora el año pasado con respecto a las adopciones por parejas del mismo sexo.

Hace un año, la ex alcaldesa de Concepción señaló que “tener un hijo no es un derecho, es un privilegio (…) Qué culpa tiene un niño que lo adopte una pareja homosexual”. Seis meses más tarde afirmó que “los niños que viven con parejas homosexuales también tienen mayores niveles de ansiedad, de inestabilidad laboral cuando son adultos y de una serie de otros factores, que llevan a pensar que es mejor que vivan con un referente materno y paterno tradicional”.

Ante estos hechos, Alicia Lira, presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos (AFEP), dijo no entender esta designación y cómo una persona que viene desde “el partido cómplice directo de la Dictadura Cívico-Militar” y que, además, “viene desde una acusación que tuvo en Concepción por poca transparencia”, puede llegar a ocupar este cargo.

“Eso habla muy mal de los gobiernos, del gobierno actual, y de los diputados y senadores de este país que lo permiten sin escuchar a la gente, sin escuchar a los familiares, sin escuchar a las víctimas, siguen llegando a acuerdos que realmente son vergonzoso  e inmorales para esta sociedad”, criticó enfáticamente.

El abogado de Derechos Humanos Alberto Espinoza, no tiene ninguna expectativa sobre el trabajo que podría hacer la Senadora. Por ello, calificó su designación como una mala señal para la defensa de los derechos fundamentales.

“Instalar a la cabeza a una comisión que se va a dedicar al estudio de la legislación de Derechos Humanos a una persona que tiene un compromiso ideológico con la Dictadura Militar, resulta absolutamente contradictorio con lo que representan los Derechos Humanos”, dijo.

Para el abogado esto es “una muestra más de que la política está con profundos grados de descomposición”, lo que alcanza incluso a lo valórico.

En tanto, la doctora en Sociología y coordinadora del Observatorio Género y Equidad, Teresa Valdés, espera que la legisladora de la UDI pueda  cumplir su rol: “Mi preocupación es que vele efectivamente por el máximo celo por el cumplimiento y el avance de los Derechos Humanos. Hay una serie de temas relacionados que pasan por la comisión de Derechos Humanos, que tienen que ver con la diversidad sexual, que tienen que ver con las mujeres”.

La senadora de Amplitud e integrante de la comisión de Derechos Humanos, Lily Pérez, rechazó que las cabezas de las comisiones sean designadas fruto de un acuerdo hecho el año pasado y que no consideró a los legisladores del mundo independiente.

Finalmente, el diputado Hugo Gutiérrez (PC), presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara Baja calificó a la senadora Jacqueline Van Rysselberghe como una “pinochetista, fascista y defensora de la Dictadura de Pinochet” y agregó que “la comisión de Derechos Humanos del Senado es una burla”.

Rechazo  del Partido Comunista

Como Partido Comunista de Chile queremos manifestar nuestra preocupación y nuestro rechazo ante el nombramiento de la senadora Jacqueline van Rysselberghe como presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado.

Conocido es su pensamiento y defensa irrestricta de la dictadura y “la obra” de los militares, sin hacerse cargo de las sistemáticas y extendidas violaciones a los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad cometidos por el régimen que encabezó Augusto Pinochet, a quien la senadora reivindica.

Hace unos meses la vimos encabezando una campaña de apoyo y visitas a Cristián Labbé, detenido por un caso de tortura en Tejas Verdes; y su opinión con claros rasgos homofóbicos respecto a los homosexuales y lesbianas, o sobre las  secuelas que, en su imaginario, tienen las y los hijos de padres homoparentales.

Esas visiones complacientes sobre la dictadura, su negación a condenar las graves violaciones a los derechos humanos y sus declaraciones autoritarias y añejas no tienen correlato con la labor que debe cumplir quien tiene una responsabilidad como presidir la Comisión de Derechos Humanos en el Senado; ella es la antítesis de esa labor.

Nos preocupa sobre manera que la elección de la senadora en la presidencia de la Comisión haya sido unánime. No podemos compartir que nuevamente se antepongan acuerdos y consensos por sobre los intereses de quienes votaron esperanzados en un Programa de Gobierno que busca avanzar en la democratización efectiva del país, buscar verdad y justicia, y fortalecer los derechos humanos.

Es por eso que hacemos un llamado a los senadores y senadoras de la Nueva Mayoría a no reeditar conductas que generan tanto repudio en la población, teniendo en cuenta el abrumador rechazo a la designación de Van Rysselberghe como presidenta de la Comisión de DDHH del Senado.

Partido Comunista de Chile.

20 marzo 2015.-

DEJA UNA RESPUESTA