Al Servicio de Codelco: ‘Experto’ Banaliza Destrucción de Glaciares y Contradice sus Propios Estudios

0
246

En su afán por respaldar “científicamente” el proyecto Andina 244, el experto en glaciología y autoridad nacional en la materia, Cedomir Marangunic, geólogo Ph. D. en Glaciología, hizo afirmaciones que chocan al sentido común: “los glaciares no son masas críticas de reservas de agua; es erróneo decir que son reservas de agua porque se están extinguiendo aunque no hagamos nada”.


Que se estén extinguiendo, no quiere decir que los glaciares no constituyan una reserva de  millones de metros cúbicos de agua que contribuirán aún por muchos años a mantener el caudal de los ríos y que cumplen una función importantísima de regulación, al congelar las nieves de invierno y entregarlas con los deshielos del verano.

Llaman la atención las expresiones de Marangunic, quien intervino en la reunión celebrada el 2 de Agosto, en el Hotel Plaza, de Los Andes, en una larga jornada para hablar de glaciares, a la que fueron invitados 11 Alcaldes de la región, dirigentes del Sindicato Industrial de Integración Laboral y los integrantes de la Agrupación Ecologista de Rancagua, quienes fueron recibidos por los ejecutivos de  Codelco, Juan Pablo Schaeffer, Gerente General de Asuntos Corporativos y Sustentabilidad y Ricardo Palma, Gerente General de la División Andina .

Peor aún, el destacado profesional, que tiene un sólido prestigio ganado en más de 40 años de actividad, unió su voz al coro de los ejecutivos de Codelco que intentan hacernos creer que los glaciares de roca carecen de importancia y que pueden ser destruidos o dañados sin consecuencia..

El 8 de Mayo pasado, el Presidente de Codelco, Thomas Keller, dijo en Radio Bio Bio que “solo” se destruiría un glaciar de roca (está ubicado en la zona proyectada como botadero) y que otros cinco serian dañados parcialmente.

El mismo día, en Radio Cooperativa, el Gerente de Medio Ambiente y Comunidad, Jorge Sanhueza, repitió la misma argumentación, enfatizando que “Solo” se trata de glaciares de roca y que los otros glaciares existentes en la futura zona de operaciones no serán dañados.

Según Marangunic, la expansión de la mina, con sus tronaduras, construcción de caminos, circulación de camiones y toda la actividad necesaria para una faena de la envergadura proyectada, solo significará que los glaciares recibirán una concentración de polvo de 0,02 a 0,05 gramos por año.

Banalizando la proyectada destrucción de los glaciares de roca, según lo publicado en el diario El Trabajo de San Felipe, Marangunic “Aclaró que División Andina no ha tocado ningún glaciar blanco desde el inicio de sus operaciones, sino únicamente algunos de roca”.(1)

Lo que el auditorio del destacado profesional, debe entender de estas expresiones así como de los dichos de los más altos ejecutivos de la empresa, es que Codelco cuida lo que se debe cuidar: -los glaciares blancos- y los de roca no tienen importancia, además que su nombre también llama a engaño, ya que se puede pensar que solo se trata de rocas congeladas.

Los glaciares de roca

En realidad, estos glaciares no son tan insignificantes como se pretende (aproximadamente el 50% de su volumen es hielo) y usando los propios escritos de Marangunic, podemos decir que “El espesor medio de los glaciares de roca suele estar entre 20 y 40 m. Los espesores mínimos suelen ser del orden de 5 m de hielo. El espesor máximo conocido, medido con sondaje en un glaciar en la cuenca del Río Aconcagua, alcanza los 130 m. “

No se sabe que haya estudios acerca de los glaciares de roca que serán afectados por el proyecto Andina 244.

¿Por qué importan?

La cubierta de escombros rocosos protege efectivamente al glaciar de roca. A modo de ejemplo, mientras que la pérdida anual de hielo en la zona de pérdida de masa de un glaciar blanco puede ser del orden de 1 a 2 metros en promedio en los Andes del centro de Chile, en los glaciares de roca esta pérdida es tan solo de 10 a 20 cm por año según investigaciones recientes de Geoestudios. Así, en un escenario de general retroceso y reducción de masa de los glaciares, aquellos de roca perduraran mayor tiempo.”

¿Cuánto durarán?

Si la tasa anual de fusión indicada anteriormente se mantiene, o aumenta moderadamente en un escenario de cambio climático adverso, los glaciares de roca más pequeños duraran aproximadamente medio siglo. Los glaciares mayores, de 40 o más metros de espesor duraran, del orden de tres siglos. Los glaciares de roca más grandes, de un centenar de metros de espesor, duraran siete o más siglos.”

Estos extractos de un artículo publicado en noviembre de 2010 por Geoestudios, empresa liderada por Marangunic, contradicen brutalmente la banalización que se pretende hacer acerca de la destrucción o daño de los glaciares de roca.

Es posible que los proyectados 50 años de beneficio social de Andina 244, justifiquen ampliamente la pérdida de algunos glaciares, lo que es inaceptable, es que se falseen los parámetros a considerar en su evaluación pública, vale la pena recordar que en 1979 Marangunic escribió:

“Si bien el contenido de hielo es menor en los glaciares de roca en comparación al que poseen los glaciares descubiertos, su mayor distribución superficial en la zona norte y centro de Chile, los convierte en reservas hídricas fundamentales.”.

Dar validez a lo que en su momento escribió –el hombre que más sabe de glaciares en Chile-, tiene que ver con las medidas de mitigación y de compensación que la comunidad tiene derecho a esperar.

(1) Un estudio de la Universidad de Waterloo, Canadá, alerta sobre la pérdida, entre 1990 y 2005, de 21 millones de metros cúbicos equivalente en agua congelada, debido a las faenas de las minas Los Bronces y División Andina.

DEJA UNA RESPUESTA