En agosto pasado, la camarógrafa húngara, Petra Lazslo, fue grabada pateando a un refugiado que caragaba a su hijo mientras escapaba de la policía.

Las imágenes dieron vuelta al mundo y la mujer recibió un repudio generalizado. Fue despedida de su trabajo en la canal local Channel 1 y actualmente enfrenta cargos por su agresión contra el refugiado sirio, que fue identificado como Osama Abdul Mohnsen.

Sin embargo, una vez que ese juicio se termine, Lazslo planea demandar al sirio y a Facebook por perjuicios en su contra.
 
La mujer aseguró en una entrevista al diario ruso Izvestia que Mohsen cambió su testimonio, ya que, según ella, el sirio culpaba a la policía inicialmente.

Lazslo, además, dice que demandará a Facebook por haberse negado a sacar de la red social a los grupos de odio en su contra que surgieron tras el hecho.

La camarógrafa había pedido perdón  por sus actos en septiembre pasado, en una carta publicada por un diario de su país.

«Ocurrió algo dentro de mí. Sólo pensé que me estaban atacando y que tenía que protegerme. Es difícil acertar con las decisiones cuando la gente está presa de pánico», dijo en esa ocasión la camarógrafa, donde también pedía perdón.

En la entrevista al diario ruso, Lazslo también declaró que quiere mudarse junto a su familia a Rusia, donde cree que podría sentirse a salvo.

Por su parte, Mohsen y sus dos hijos están viviendo en España. Allí, el refugiado sirio pudo retomar su trabajo como entrenador de fútbol profesional, tal como lo hacía en su tierra natal.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here