Indignación Mundial: Despiden a Periodista Neonazi que Agredió a Niños Inmigrantes Sirios

0
1242
He'll occasionally enforced requirement

La periodista húngara Petra László fue despedida de su trabajo después de que imágenes de video, rápidamente viralizadas en internet, mostraran que  que patea niños y hace una zancadilla a migrantes que huían de la Policía.

Según antecedentes difundidos por las redes sociales, la “periodista” tiene inclinaciones neonazis.

El incidente ocurrió en la localidad de Roszke, cerca de la frontera entre Hungría y Serbia. Los migrantes escapaban de la policía para evitar ser llevados a un campamento donde centenares de personas se encuentran hacinadas.

La cadena de televisión húngara N1TV, que empleaba a László, dijo en un comunicado que el comportamiento de la reportera era “inaceptable”.

Parte del hecho fue captado por Stephan Richer, otro periodista que se encontraba en el lugar, quien compartió las imágenes por Twitter.

En una publicación a través de su cuenta en Facebook, el canal N1TV decidió retirar a Laszló por su “comportamiento inaceptable”.

En el comunicado, el editor en jefe de la estación televisiva, Szabolcs Kisberk, consideró el caso de la camarógrafa “cerrado”.

Horas antes, otros medios de comunicación húngaros fueron los que identificaron a la periodista e informaron que fue ella la que repartió patadas y zancadillas a los inmigrantes.

Laszló no se ha pronunciado al respecto hasta ahora. No está claro aún si la camarógrafa se opone al ingreso de más refugiados a Hungría o si su reacción del martes tuvo otros motivos. Sin embargo, se ha conocido que simpatiza con movimientos neonazis.

En la grabación, decenas de personas huyen de los agentes de la policía en la localidad de Roeszke, en la frontera entre Serbia y Hungría, donde se ha levantado un campamento de refugiados. Dos periodistas de televisión graban la carrera, mientras un tercer cámara captura el momento en el que una de sus compañeras, cámara al hombro, levanta una pierna justo en el momento en el que pasa un padre con su hijo en brazos, que caen inmediatamente al suelo.

Aunque el periodista que ha difundido el vídeo en primer lugar, Stephan Richter, había afirmado que conocía a la periodista y negado que se tratara de una zancadilla, poco después en la red ha aparecido otro vídeo en el que se puede ver cómo la misma periodista -es fácilmente reconocible, lleva la misma ropa y es el mismo escenario- da una patada a un niño.

Varios medios húngaros se hacían después eco de esta noticia e identificaban a la reportera como László Petra, de la cadena N1. Finalmente, el propio grupo ha publicado un breve comunicado en supágina web, así como en su página de Facebook, anunciando que despide a la reportera de manera “inmediata” y calificando su actuación de “inaceptable”.

“El contrato de la reportera ha sido rescindido con efecto inmediato hoy, consideramos que el asunto está cerrado”, precisa el comunicado.

Roeszke ha sido escenario estos días de enfrentamientos entre los refugiados y las fuerzas antidisturbios. Ayer, el primer ministro de Hungría, Viktor Orban volvió a reiterar que la defensa de las fronteras es más importante que las cuotas de reparto de los refugiados propuestas por la Comisión Europea.

{youtube}4xrap9zWv8o |600|450|0{/youtube}

La policía húngara ataca a refugiados y les dispara con gas lacrimógeno

Los policías atacaron a 150 refugiados que marchaban por una carretera hacia la capital del país, Budapest, en la misma zona fronteriza con Serbia donde ayer los reprimió violentamente en el punto de concentración de Roszke.

Los refugiados llegaron a última hora del martes a pie desde Serbia y se pusieron en marcha hacia Budapest, informó la agencia de noticias húngara MTI, citando a la policía. Organizaciones de la sociedad civil húngara llamaron en un comunicado conjunto al gobierno a respetar los derechos humanos en relación a la crisis de refugiados

La policía pudo llevar a una parte de ellos, sobre todo a familias con niños, para ser trasladados con autobuses al campamento de Röszke.

Los agentes utilizaron gas lacrimógeno después de que algunos refugiados les lanzaran objetos, explicó la policía, según la cual no se registraron heridos, informó la agencia de noticias DPA.

Mientras tanto, 22 organizaciones de la sociedad civil húngara llamaron en un comunicado conjunto al gobierno a respetar los derechos humanos en relación a la crisis de refugiados.

En lugar de criminalizar a los refugiados, estos tienen que ser acogidos según los estándares básicos del humanitarismo, reclamaron organismos como el Comité Helsinki para los derechos humanos o Greenpeace.

 

DEJA UNA RESPUESTA